Escleroterapia 

La escleroterapia permite tratar las venas retorcidas y dilatadas, que se conocen como várices. Las várices suelen formarse en las piernas. La escleroterapia también sirve para tratar las arañitas, que son un tipo leve de várices. Este tratamiento funciona mejor en várices pequeñas.

Consiste en inyectar una solución en la vena mediante una aguja. La solución de escleroterapia hace que la vena se fibrose. La fibrosis obliga a la sangre a circular por venas sanas. Luego, la vena colapsada desaparece.

 

Después de la escleroterapia, las venas tratadas tienden a desaparecer en unas pocas semanas, aunque a veces no desaparecen del todo. El resultado final puede tardar un mes o más en verse. Algunas venas requieren más de un tratamiento con escleroterapia.

 

Por qué se debe hacer

La escleroterapia suele hacerse para mejorar el aspecto de las venas. Este procedimiento también puede mejorar síntomas relacionados con las várices, tales como:

  • dolor;
  • hinchazón;
  • ardor, y
  • calambres por la noche.

Nuestro experto sugiere esperar para someterse a una escleroterapia hasta después del embarazo o de la lactancia.

Por lo general, las venas regresan la sangre del resto del cuerpo al corazón. Para regresar la sangre al corazón, las venas de las piernas deben trabajar contra la gravedad. Es posible que las venas varicosas sean consecuencia de válvulas debilitadas, también llamadas válvulas insuficientes, dentro de las venas. Las válvulas debilitadas hacen que la sangre se acumule en las venas en lugar de desplazarse hacia el corazón. Y cuando esto sucede, las venas se agrandan y pueden verse debajo de la piel.

 

Lo que puedes esperar

Normalmente, la escleroterapia se hace en el consultorio del proveedor de atención médica. Por lo general, dura una hora o menos.

 

  • Antes del procedimiento
    No te afeites las piernas ni apliques cremas en ellas. Usa prendas sueltas y cómodas.
  • Durante el procedimiento
    Te recostarás boca arriba con las piernas levemente elevadas. Un miembro del equipo de atención médica limpiará el área a tratar. Luego, el proveedor de atención médica usará una aguja pequeña para inyectar lentamente una solución en la vena.
    La solución, que por lo general es un líquido, irrita el revestimiento de la vena y hace que se hinche hasta cerrarse para bloquear el flujo de sangre.
    Algunas personas sienten un leve ardor o calambre cuando la aguja ingresa en la vena. Hazle saber al proveedor de atención médica si duele mucho. El dolor podría deberse a una filtración de la solución en el tejido que rodea la vena.
    Luego de retirar la aguja, el proveedor de atención médica aplicará presión en el área y la masajeará para diseminar la solución y evitar que la sangre regrese a la vena. Antes de continuar con otra vena, podría pegar un apósito sobre el sitio de la inyección para mantener la presión sobre el área.
    La cantidad de inyecciones dependerá de la cantidad de venas a tratar.
  • Después del procedimiento
    Podrás levantarte y caminar poco después de que termine el procedimiento. Esto ayudará a evitar que se formen coágulos sanguíneos.
    El uso de medias de compresión o vendajes (generalmente durante unas dos semanas) mantendrá la presión sobre las venas tratadas. No te afeites la pierna ni apliques cremas hasta que la zona cicatrice.
    La mayoría de las personas retoma la actividad normal en el mismo día; sin embargo, es aconsejable que alguien te lleve a casa después del procedimiento. El proveedor de atención médica podría pedirte que evites hacer ejercicio en las dos semanas posteriores.
    Durante dos semanas, también evita exponer al sol las zonas tratadas o usa un protector solar con un factor de protección solar mínimo de 30. Estar en el sol puede derivar en manchas oscuras en la piel, sobre todo en personas de piel oscura.