Estenosis carótidea

La estenosis carotídea es una enfermedad que ocurre cuando la acumulación de placas (depósitos de grasa) bloquean las arterias carótidas (vasos sanguíneos que suministran sangre al cerebro y a la cabeza). Este bloqueo aumenta el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.

La estenosis carotídea se manifiesta lentamente. El primer signo que se puede tener puede ser un accidente cerebrovascular o un accidente isquémico transitorio.

 

¿Cuáles son las causas de estenosis carotídea?

La enfermedad de estenosis carotídea es causada por una acumulación de plaquetas en las arterias que envían sangre al cerebro. Las plaquetas son aglomeraciones de colesterol, calcio, tejido fibroso y otros residuos celulares que se acumulan en las lesiones microscópicas dentro de la arteria. Ha este proceso se le conoce como ateroesclerosis.

 

Las arterias carótidas que están obstruidas se vuelven rígidas y estrechas, teniendo dificultad para enviar oxígeno y nutrientes a las estructuras cerebrales vitales para el funcionamiento diario.

 

¿Cuáles son los signos y síntomas de la estenosis carotídea?

En un inicio, normalmente la estenosis carotídea no produce signos ni síntomas. Es probable que la enfermedad se manifieste hasta que sea muy graves para bloquear al cerebro de sangre y causar un accidente cerebrovascular o un accidente isquémico transitorio.

 

Los signos y síntomas de un accidente cerebrovascular o de un accidente isquémico transitorio pueden ser:

  • Entumecimiento o debilidad repentinos en el rostro o en las extremidades, por lo general, en un solo lado del cuerpo.
  • Dificultades repentinas para hablar y para comprender.
  • Dificultades repentinas para ver con un ojo o con ambos.
  • Mareos repentinos o pérdida del equilibrio.
  • Dolor de cabeza intenso y repentino sin causa conocida

Diagnóstico de estenosis carotídea

Es probable que un cardiólogo comience con una revisión exhaustiva de la historia clínica y una exploración física. Durante la exploración, normalmente, se intenta detectar algún soplo en la arteria carótida en el cuello, un sonido característico de una arteria estrecha. Después, el médico puede revisar tus capacidades físicas y mentales, como la fuerza, la memoria y el habla.

 

Luego, se puede recomendar algunas de las siguiente pruebas:

 

  • Ecografía. Para evaluar el flujo sanguíneo y la presión en las arterias carótidas.
  • Tomografía computarizada o resonancia magnética cardíaca. Para la detección de evidencia de accidente cerebrovascular u otras anomalías.
  • Angiografía por tomografía computarizada o angiografía por resonancia magnética. Proporciona imágenes adicionales del flujo sanguíneo en las arterias carótidas. Se inyecta un tinte de contraste en un vaso sanguíneo, y reúne imágenes del cuello y el cerebro.