Accesos vasculares para hemodiálisis 

Un acceso vascular es una apertura hecha en la piel y vaso sanguíneo durante una corta operación. Cuando usted tiene una diálisis, su sangre fluye a través de la apertura hacia la máquina de hemodiálisis. Una vez que su sangre ha sido filtrada en la máquina, fluye de regreso a través del acceso en su cuerpo.

 

Conozca qué tipo de acceso vascular tiene

Hay tres tipos de accesos vasculares:

  • La fístula (también denominada «fístula arteriovenosa o fístula AV»), que se crea uniendo una arteria y una vena debajo de la piel del brazo. Cuando se unen la arteria y la vena, la presión dentro de la vena aumenta, fortaleciendo las paredes de la vena. La vena fortalecida está entonces en condiciones de recibir las agujas empleadas en la hemodiálisis. La fístula AV típicamente toma unos 3 o 4 meses en estar en condiciones de usarse en la hemodiálisis. La fístula puede usarse durante mucho años.
  • El injerto (también denominado «injerto arteriovenoso o injerto AV»), que se crea uniendo una arteria y una vena del brazo con un tubo plástico. El tubo plástico se coloca de manera de formar un puente en forma de U debajo de la piel, para unir la arteria radial a una vena cerca del codo. El injerto típicamente puede comenzar a usarse unas tres semanas después de la intervención quirúrgica. Los injertos AV generalmente no son tan duraderos como las fístulas AV, pero un injerto bien cuidado puede durar varios años.
  • El catéter, que se introduce en una vena del cuello o debajo de la clavícula para uso transitorio, hasta que la fístula AV o el injerto AV estén en condiciones de usarse. El catéter no se usa como un acceso permanente.

 

Problemas con los que hay que tener cuidado

Los injertos y los catéteres son más propensos que las fístulas a infectarse. Los signos de infección son enrojecimiento, hinchazón, dolor, sensibilidad, calor, pus alrededor del sitio y fiebre.

 

Se pueden formar coágulos de sangre que bloqueen la circulación de la sangre a través del sitio del acceso. Los injertos y los catéteres son más propensos que las fístulas a coagularse.

 

Los vasos sanguíneos del injerto o la fístula pueden estrecharse y disminuir la circulación de la sangre a través del acceso, lo cual se denomina estenosis.

 

Apenas salga del hospital

Se puede presentar un poco de enrojecimiento o hinchazón en el sitio de acceso durante los primeros días.

 

Si usted tiene una fístula o un injerto:

  • Mantenga el brazo levantado sobre almohadas y mantenga el codo recto para reducir la hinchazón.
  • Puede utilizar el brazo al regresar a casa después de la cirugía. Pero no levante más de 10 libras o 4.5 kilos, o más o menos lo que pesa un galón de leche.

Cuidado del apósito (vendaje):

  • Si tiene un injerto o una fístula, mantenga el vendaje seco durante los primeros 2 días. Puede bañarse o ducharse como de costumbre una vez que le retiren el vendaje.
  • Si tiene un catéter venoso central, debe mantener el vendaje seco en todo momento. Cúbralo con plástico cuando se duche. No tome baños en tinas, ni vaya a nadar, ni se sumerja en un jacuzzi. No deje que nadie le saque sangre de su catéter.